Última actualización: 12/11/2019

Nuestro método

15Productos analizados

27Horas invertidas

7Estudios evaluados

85Comentarios recaudados

¡Bienvenido a ReviewBox! No hay aroma que acompañe de mejor forma nuestras mañanas que el de un buen café. Aquel perfecto compañero que nos motiva a despertar, el que nos ayuda a prepararnos para nuestro día y que se ha convertido en el “empuje” extra que necesitamos. Es por eso que hablaremos del café mexicano.

El café es una infusión que se popularizó gracias a los países árabes. Su proceso es sumamente sencillo, pero el resultado ha perdurado hasta hoy. En México hemos adoptado esta bebida con mucho cariño, por lo que varios estados como Oaxaca o Veracruz han perfeccionado su producción, sabor y forma de hacer café.

Entre los muchos tipos y países que lo producen, el secreto del café mexicano yace, no sólo en su calidad, sino en el sabor único y la amplia variedad que ofrece. Factores que son posibles gracias a nuestro clima y la riqueza de la tierra mexicana. A continuación, encontrarás algunas recomendaciones para elegir tu café ideal.




Lo más importante

  • El café mexicano se produce principalmente en la zona centro-sur del país, pues las condiciones climáticas son las ideales. Estados como Veracruz, Chiapas y Oaxaca son los máximos exponentes del café de calidad.
  • Existen dos principales especies de planta del café: Arábica; el café más producido y el de mayor consumo y mejor sabor, y Robusta; el cual se utiliza principalmente para la producción de café soluble. Sin embargo, existen especies como la Liberica, pero su producción es menor.
  • El café mexicano es una de las bebidas más versátiles, pues se adapta a cualquier ocasión, así como también es una de las más accesibles, por lo que a continuación te mostraremos algunas de las mejores opciones que puedes elegir.

Los mejores cafés mexicanos del mercado: nuestras recomendaciones

Café Solo Dios, el mejor café mexicano artesanal

El favorito de muchos. Un producto enteramente orgánico y que viene directo de Chiapas. De un sabor insuperable y hecho con la mejor calidad. Puedes disfrutarlo en su presentación molida o de grano, ambas son excelentes. Es la opción preferida por los amantes del café mexicano.

Goza de un tueste medio, el cual nos da un sabor más fuerte. Sin embargo, el sabor inigualable se mantiene intacto gracias a su calidad de “orgánico”, lo que nos ofrece un producto completamente natural. Si buscas probar el verdadero sabor del café, esta es tu opción.

Tresso, el mejor café de las montañas de Veracruz

Este café ocupa un lugar especial, no sólo a nivel nacional, sino que ha sido acreedor de la medalla “Gourmet” por la AVPA de Francia. Demostrando una calidad digna de reconocer a nivel internacional. Es el favorito por los clientes y el más vendido.

De tipo arábigo, con una acidez media-alta. Producido en Huatusco, Veracruz, respeta los máximos estándares de calidad, conservando un aroma particular con notas cítricas. Es ideal para el café americano perfecto.

Momoto, el mejor café orgánico de México

Este café es ideal para aquellos que gozan de sabores intensos, que disfrutan de toda la experiencia que ofrece el café, no sólo beberlo. Momoto nos ofrece esta presentación digna de los verdaderos conocedores del café.

Completamente orgánico, con un delicioso tueste oscuro que nos otorga un sabor a chocolate. El ideal para la taza de espresso perfecta. Combina granos de los tres mayores exponentes de café a nivel nacional: Chiapas, Veracruz y Oaxaca.

Guía de compras: lo que necesitas saber del café mexicano

El café mexicano es una de las bebidas más versátiles e ideales para cualquier tipo de reunión. No sólo hay una gran variedad de marcas en el mercado, sino también de tipos y formas de preparar esta bebida. A continuación, te presentaremos algunos factores que debes tener en cuenta.

El sabor del café depende del clima, así como del tipo de tierra en donde es sembrado. (Foto: 5688709/ Pixabay.com)

¿Qué es el café mexicano y qué ventajas tiene?

El café mexicano se distingue de entre los demás, gracias a que la industria cafetalera mexicana ha perfeccionado la forma de hacerlo. Además, las características únicas de cada estado le otorgan a esta bebida un sabor inigualable.

Los tipos son tan variados como las formas de probar un café. Ya sea frío o caliente, espresso, con leche, sin azúcar o con piloncillo. Con un toque de canela o acompañando un postre, la experiencia será distinta, pero siempre encontraremos una forma de beberlo para cada ocasión.

El café mexicano se ha convertido en toda una tradición, que hasta la fecha no ha perdido su relevancia, al contrario, ha ido en aumento, superando muchos obstáculos e imponiéndose como un exponente a nivel internacional de lo que es el buen café.

Ventajas
  • Estimula la memoria y la concentración
  • Fuente de vitamina B
  • Cuenta con propiedades anticancerígenas
  • Beneficia y estimula al proceso digestivo de las personas
Desventajas
  • En exceso provoca irritación del sistema digestivo
  • Puede provocar dolores de cabeza
  • El café preparado sin filtro aumenta los niveles de colesterol en la sangre
  • Su consumo excesivo provoca insomnio

Café mexicano: Arábica o Robusta – ¿A qué debes prestar atención?

El café mexicano, así como el café en general, se divide en dos especies: Arábica y Robusta, categorías que representan el tipo de árbol. Ambas presentan características únicas que nos ayudan a distinguirlas entre sí, por lo que a continuación te expondremos algunas.

Arábica. Es el tipo que más se produce a nivel mundial, abarcando un 70%, por lo que es la más común de encontrar. Se distingue por su bajo porcentaje de cafeína y de igual forma un sabor muy aromático. Goza de una acidez mayor y por lo general es un café suave. Entre sus variedades se encuentra el Moka y Java.

Robusta. Se adapta a cualquier tipo de terreno y es un árbol más resistente. Su sabor es más fuerte y su concentración de cafeína es el doble de la Arábica. Su acidez es menor, pero cuenta con una densidad mayor, su sabor es más tostado. Suele ser la menos producida, pero la más barata. Se usa para producir café soluble o en blends.

Arábica Robusta
Acidez 3-5% 1%
Tiempo de madurez De siete a nueve meses De nueve a once meses
Porcentaje de cafeína 1-1.5% 2-3%
Sabor Aromático, suave y tonos silvestres o de frutos secos Amargo, denso, con tonos a madera

¿Cuánto cuesta el Café mexicano?

El café mexicano no sólo se caracteriza por su inigualable sabor o calidad, sino también por lo accesible que resulta para los consumidores, pues podemos encontrar en el mercado distintas marcas, estilos y especies de café nacional, a un precio que atrae a cualquiera.

Los precios del café varían dependiendo la marca, el tipo y la presentación. Así como por su presentación, café molido de medio kilo a 80 MXN, hasta alcanzar los 150 MXN. El kilo suele rondar entre los 100 MXN hasta los 400 MXN. El precio también varía si el café es molido o en grano, este último suele ser más barato.

¿Dónde comprar Café mexicano?

Gracias a su demanda, el café mexicano, suele ser un producto muy fácil de adquirir en casi cualquier lugar. Desde supermercados, hasta tiendas especializadas en café como lo son Café Bola de Oro, Café Garat, Finca Santa Josefina, entre muchos otros.

A través de internet en plataformas como Amazon, Mercado Libre, así como pidiéndolo directamente de la página de la compañía de tu preferencia, las cuales suelen ofrecerte más opciones en su catálogo interno, de las que se encuentran en el mercado convencional.

No sólo podemos encontrar muchos tipos de café, sino también de cafeteras como: italiana, prensa francesa e incluso de cápsulas. (Foto: Free-Photos/ Pixabay.com)

Criterios de compra

Por último te mostraremos algunas características o factores que deber tener presente para que elijas el mejor café para ti. Sea arábico o robusto, vaya de moka hasta la amplia gama de descafeinados, debes precisar con antelación qué es lo que estás buscando.

Presentación

Existen tres presentaciones del café mexicano, las cuales dependen, no solo de gustos o preferencias del consumidor, sino del equipo con el que cuente, pues de acuerdo a la opción que se elija serán los requerimientos “técnicos” para poder disfrutar de nuestra bebida.

Molido. La opción más común y accesible. Lo único que hace falta es una cafetera y filtros. Es la opción ideal para cualquier persona por su rapidez accesibilidad. Con ella mantenemos el sabor y la calidad intactos. Te recomendamos ampliamente esta presentación si lo único que te interesa es disfrutar de un buen café.

Grano. Ideal para aquellos amantes del café, aquellos que no sólo se preocupan por beberlo, sino también por involucrarse en el proceso. Esta opción requiere un proceso de molido que puede llevarse a cabo desde el hogar o acudiendo a una cafetería. La recomendamos para aquellos amantes del café que cuenten con un poco más de tiempo.

Soluble. La preferida de muchos. Es rápida, casi instantánea. Sólo necesitas agua caliente y una cuchara. Es la más económica, sin embargo aquí es donde la calidad usualmente se ve comprometida y el sabor suele ser menos intenso. La recomendamos para la gente que siempre tiene prisa, pero que necesita ese empuje extra por las mañanas.

Existen tres presentaciones del café mexicano: molido, grano y soluble.
(Fuente: Cocoparisienne/ Pixabay.com)

Forma

Es sumamente importante conocer qué nos gusta, pero con el café influye también el cómo nos gusta. ¿Nos gusta solo, para poder degustar toda su intensidad? ¿Con leche, para rebajar un poco y darle un toque cremoso? O puede que nos agrade con un ligero toque de alcohol para animar aún más las cosas. Ahora te presentamos algunas formas.

Americano. Es la forma más popular, pues logra balancear la intensidad del café con su sabor, pero manteniendo todo suave y accesible para la mayoría de los consumidores. Resulta de un espresso combinado con una mayor cantidad de agua. La recomendamos a cualquiera que busque un sabor suave y ligero.

Espresso. Esta es la opción para aquellos que necesitan un sabor intenso y una sensación mayor. Se trata de la infusión directa del café con la cantidad exacta de agua. Un concentrado que ayuda a despertar a cualquiera. Te lo recomendamos si buscas un sabor intenso, en una medida pequeña. El shot perfecto de energía.

Capuchino. Ideal en cualquier tipo de reunión. Consta de una tercera parte de café y dos de leche; la cual presenta una cremosa espuma justo en el tope, que suele estar espolvoreada por cacao o canela en polvo. Es la bebida perfecta para después de comer. Te recomendamos el capuchino acompañado por amigos y un postre.

Carajillo. La combinación perfecta entre dos sabores intensos. Consta de una dosis de espresso y una cantidad considerable de licor, generalmente whisky o licor del 43, incluso brandy, el cual ha sido previamente calentado para después agregarle café y un toque de azúcar. Lo recomendamos como digestivo, después de una buena comida.

Frappé. Esta opción cuenta como postre por sí misma. Es una combinación dulce y refrescante que consta de café, leche, hielo y un poco de crema batida en el tope. Te lo recomendamos si buscas algo con un toque de café, pero acompañado por sabores que reduzcan la intensidad del mismo, sin comprometer el sabor.

El café nos ayuda a estimular la memoria y la concentración. (Foto: Pexels/ Pixabay.com)

Preparación

Hacer café se ha convertido en un arte que todos podemos realizar. Lo único que hace falta es seguir los pasos, elegir la mejor opción y saber qué tipo de cafetera se adecua más a nuestro estilo de vida. Hemos seleccionado las tres formas más accesibles con las que puedes preparar tu café mexicano ideal.

Cafetera de filtro. La más popular entre los consumidores por su accesibilidad y sencillez a la hora de hacer café, pues no requiere mucho de nosotros, más que colocar el filtro, el café molido, llenar con agua el depósito y esperar unos minutos. La recomendamos si buscas hacer un café de calidad, sin preocuparte mucho por el proceso.

Cafetera Italiana. Si buscas tu dosis individual de un café con cuerpo e intensidad, pero sin llegar al territorio del Espresso, esta es tu opción. Sencilla y práctica. Algunas versiones te permiten llevarla contigo. Te la recomendamos si lo que quieres es hacer tu café ideal en la medida perfecta para ti.

Prensa Francesa. Puede que su diseño nos asuste, pero una vez entendiendo cómo funciona, podemos disfrutar de un excelente café. Es perfecta para degustar el sabor más completo de nuestro café, pues mantiene la esencia del mismo ya que no requiere ningún filtro. La recomendamos ampliamente para aquellos amantes del café puro.

Tueste

Todo café pasa por un proceso donde se tuesta el grano a distintas temperaturas, dependiendo de lo que se esté buscando. Dicho proceso es lo que le otorga ese tan conocido color marrón al grano e influye directamente en su sabor y contenido de cafeína. Por lo que te enumeramos algunos que debes tener en cuenta.

Tueste ligero. El grano de nuestro café mexicano es sometido a una temperatura y tiempo de exposición moderada, el cual le otorga un color canela. Es el ideal para los cafés gourmet, ya que mantiene el sabor original del grano y mantiene sus tonos frutales. Te lo recomendamos si busca degustar cada detalle.

Tueste medio. Este proceso nos otorga un sabor más dulce, pero sin modificar tanto el nivel de cafeína. Nos ofrece un sabor a chocolate o caramelo. Es perfecto para un espresso ligero. Te lo recomendamos si lo que te gustan son sabores menos aromáticos y más amargos.

Tueste oscuro. El grano de nuestro café se somete a temperaturas altas y a una exposición mayor. Resulta en un sabor ahumado con un porcentaje de cafeína bajo. Lo recomendamos si lo que te interesa es degustar un sabor fuerte, seco y sin tanta cafeína.

(Foto de imagen destacada: Eliasfalla/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Elias Valle Redactor
A Elías no solamente le encanta escribir, sino que es un apasionado de la buena comida, el cine, y la fotografía. Cuenta con la Licenciatura en Comunicación por parte de la Benemerita Universidad Autonoma de Puebla. Aparte de leer y pasar gran parte de su tiempo inmerso en cualquier película, le fascina la música, sin importar el género, ritmo o artista.