Hoy le decimos adiós al desorden y te damos la bienvenida a ti a ReviewBox. Sabemos que parte de la desorganización en el hogar puede deberse a la falta de mecanismos u objetos que nos ayuden a mantener todo en su sitio, es por eso que hoy hablamos de nuestro aliado antes del día de lavado: el cesto de ropa sucia.

Este es uno de esos implementos a los que quizá no le damos el valor suficiente hasta que entendemos la falta que nos hace y el imprescindible papel que juega en el proceso de orden de nuestro hogar. Además, funciona como práctica y aprendizaje para que nuestros niños colaboren en casa.

Lo mejor de todo es que existen diversos modelos con diferentes materiales que podemos adquirir para combinar con nuestras habitaciones o para que luzca como una cajonera más y así pasar desapercibido. Aquí te contaremos todo sobre ellos, además de los mejores modelos que podrás adquirir ya mismo.

Primero lo más importante

  • Los cestos para la ropa sucia son contenedores que empleamos durante el proceso de lavado de prendas para acumular y transportar nuestras cargas de ropa. Son muy útiles tanto al momento de agrupar la vestimenta usada como al momento de devolverlas limpias a cada habitación.
  • Seguramente ya has notado que existen 2 opciones de cestos de ropa sucia, y hablamos de los modelos blandos y los modelos sólidos. Cada uno de ellos nos aportará una experiencia diferente que vale la pena conocer para seleccionar aquella que más nos conviene.
  • Antes de elegir un cesto, asegúrate de que obtengas el material que más se adecúe a lo que necesitas, que puedas incluir toda tu carga con facilidad y que se adapte de manera perfecta a la habitación en la que deseas posicionarlo. Además, fíjate en las funcionalidades extra que puede incluir para que tu trabajo sea más efectivo.

Ranking: Los 3 mejores cestos para la ropa sucia

Al momento de ubicar un cesto para la ropa sucia, necesitamos que sea resistente, pero a la vez cómodo para transportar. Existe una amplia variedad de opciones, pero hemos seleccionado las 3 más llamativas en cuanto a calidad y precio para que puedas conocerlas.

1er Lugar – Cesta de Almacenamiento de DII

Este modelo de boca redonda y de larga altura está fabricado con tela de papel y algodón. Cuenta con asas de cuerda de nudos para que puedas transportarlo con facilidad. Puede soportar hasta 13 kilogramos de peso, por lo que también es una buena opción para guardar y transportar los juguetes de tus niños.

Su estilo elegante cuenta con patrones en zigzag blancos y azules, pero puedes elegir entre una amplia variedad de más de 20 diseños, así como seleccionar la forma y tamaño de tu cesto; para que encontrar la opción ideal para cada habitación sea una tarea mucho más sencilla.

2o Lugar – Cesto de Ropa Sucia de BORTENG

Quizá la selección de los turnos de ropa pueden hacernos perder tiempo que podemos emplear en otra actividad, y si eres de quienes aman optimizar el tiempo, este cesto es ideal para ti. Cuenta con 3 divisiones para que separes la ropa clara, oscura y de color, y así solo debas seleccionar cada una y comenzar su ciclo.

Cada una de estas bolsas puede contener hasta 2 cargas de ropa de tamaño estándar. Cuenta con 2 correas de velcro en la parte inferior para un sencillo transporte y mayor estabilidad. Estas también serán fáciles de colocar y quitar. Mientras no esté lleno, puedes plegarlo y guardarlo en el armario para tener más espacio libre.

3er Lugar – Cesto para Ropa Sucia de 3 Sprouts

Si quieres que tus niños amen colocar la ropa sucia en su sitio, esta será tu mejor apuesta. Se trata de cestos de poliéster rellenos con polipropileno expandido que resultan fáciles de lavar. Te ayudarán a ahorrar espacio al aplanarlo mientras no los uses.

Pero lo mejor de todo es su tierno diseño de animales, entre los que puedes elegir león, cisne, cabra, llama, orangután, oso polar, pingüino, pulpo o venado. Contiene 2 asas que podrás mantener bajo para descubrir un hoyo en el cual se depositará la ropa, o levantarlas para sostener el cesto mientras lo transportas.

Guía de Compra

Los cestos para la ropa sucia nos ayudan a que nuestras labores diarias sean más sencillas, cómodas y prácticas. Ahora es el momento de que hablemos un poco más a profundidad de este artículo excelente y de las opciones que podrás encontrar.

Los cestos de ropa sucia no solo nos permiten depositarla allí antes de lavar, sino que podemos emplearlo para transportar la ropa limpia a cada habitación. (Foto: Vadim Guzhva / 123rf)

¿Qué es un cesto para la ropa sucia y qué ventajas tiene?

Sabemos que un cesto es un recipiente amplio y profundo empleado para colocar objetos dentro, almacenarlos y/o transportarlos de un sitio a otro. Los cestos para la ropa sucia cumplen esta función con esas prendas que ya hemos utilizado y esperan a ser lavadas.

Este instrumento suele ubicarse en baños, habitaciones y vistieres, lugares donde usualmente nos cambiamos o libramos de la ropa que hemos utilizado. Sus bondades van más allá de un simple contenedor, y aquí te resumimos algunas.

Ventajas
  • Diversos materiales
  • Diferentes tamaños
  • Diseños adecuados a cada espacio
  • Son ligeros
  • Fáciles de transportar
  • Puede almacenar otros objetos
Desventajas
  • Algunas opciones pueden ser complicadas de transportar
  • No todos los materiales son fáciles de lavar

Cesto para la ropa sucia sólido o blando – ¿A qué debes prestar atención?

Ya te hemos comentado que son muchas las opciones que encontrarás si buscas cestos para la ropa sucia, pero la verdad es que podemos separarlos en 2 grupos cuando hablamos de modelos sólidos o blandos.

Sólido. Los cestos de ropa sólidos suelen estar fabricados con materiales como madera, plástico o mimbre, por lo que su traslado o movilización puede resultar un poco más complicado. No se necesita instalación y usualmente incluirán tapa. Su resistencia tiende a ser alta por la dureza de sus materiales.

Blando. Los cestos blandos son perfectos para las habitaciones de los más pequeños, ya que suelen estar creados con tela, poliéster o malla. Su movilidad y traslado se facilita, ya que no representan mucho peso. No contienen tapas y pueden requerir instalación. El cuidado deberá ser mayor por ser menos resistente.

Sólido Blando
Materiales frecuentes Madera, plástico, mimbre Tela, poliéster, malla
Tapa Suele contener No es común
Movilidad Puede complicarse Sencilla
Resistencia Alta Media

¿Cuánto cuesta un cesto para la ropa sucia?

Los cestos para la ropa sucia suelen ser accesibles, siempre dependiendo de su material, de su tamaño, de su resistencia, de la cantidad de ropa que reciba, entre otros aspectos. Encontrarás opciones a partir de 11 MXN.

Es un precio magnífico, ¿cierto? Pero las opciones más destacadas y duraderas podrán incrementar este costo un poco más, hablamos de una variante que va de 65 MXN a 800 MXN, dependiendo del modelo a elegir. Otros podrán rozar los 1,000 MXN, al momento de incluir otros materiales más costosos como el cromo y algunos metales.

¿Dónde comprar un cesto para la ropa sucia?

Puedes adquirir tu cesto para la ropa sucia en establecimientos dedicados a artículos del hogar, como De Novedad, Plásticos del Hogar, Home Depot, Liverpool, Linio, El Palacio del Hierro y Soriana; también en centros de productos variados, como Walmart.

Sin embargo, los espacios online están también llenos de opciones que posiblemente te encanten. Puedes visitar Amazon y Mercado Libre, y así aprovechar sus ofertas y opciones con envíos gratuitos. Asimismo podrás acceder a las plataformas en línea de los sitios que nombramos anteriormente.

Criterios de compra: factores que te permiten comparar y calificar los distintos modelos de cestos de ropa sucia

Posiblemente la apariencia de un cesto sea lo primero que evaluemos antes de decidir adquirirlo o no, pero son varios los factores que podemos conocer para elegir la opción que mejor se adapte a nuestras necesidades. Aquí te los reseñamos.

  • Material
  • Tamaño
  • Tipo de habitación
  • Funcionalidades extra

Material

El tipo de material de tu cesto para la ropa sucia determinará en qué tipo de espacios puede ser ubicado, el costo que tendrá, su tiempo de vida útil, lo cómodo que será su uso y transporte, y muchas otras variables. Te nombraremos las opciones más comunes.

Plástico. El plástico siempre representa una alternativa cómoda y resistente. Ubica una opción con tapa para mayor privacidad y podrás ubicarlo en cualquier habitación. Asegúrate de que cuente con asas o ruedas para que el transporte sea mucho más sencillo de realizar.

Tela. Los cestos de tela son la opción más empleada en habitaciones infantiles, ya que no representarán ningún peligro y, luego de que crezcan un poco, podrán transportarlos ellos mismos hacia el cuarto de lavado. Suelen ser ligeros y presentar diseños muy variados para cada gusto. También serán muy fáciles de lavar.

Malla. Estos modelos son los más ligeros de todos, tanto para ubicar, como para guardar y transportar. Acude a ellos cuando desees ahorrar espacio (ya que podrás plegarlo mientras no lo utilices) o si deseas ubicarlo en ambientes húmedos, como lavaderos o baños.

Mimbre. Quizá es la opción más tradicional de todas. Se trata de una fibra vegetal que brinda un resultado ligero, pero firme; esto te ayudará a transportarlo con facilidad. Su aspecto rústico brindará un buen toque decorativo, por lo que puedes emplearlo en el lugar que desees. Intenta que incluya asas, para moverlo con mayor comodidad.

Tamaño

Los cestos de ropa sucia podrás encontrarlos en una amplia cantidad de tamaños, pero son 2 los más comunes cuando hablamos de practicidad, comodidad de traslado, peso y otras características. Nosotros los clasificamos en medianos y grandes.

Medianos. Los cestos medianos suelen medir más de largo que de alto, para que sean más sencillos de transportar. Encontrarás opciones de menos de 70 centímetros de largo por 40 de ancho que podrás llevar de un lado a otro. Son ideales si no cuentas con cargas muy pesadas o para transportar artículos de cestos más grandes.

Grandes. En este caso, se recomienda dejar posicionado en un mismo sitio para evitar cargar un peso muy grande. Suelen medir menos de 45 centímetros de ancho por 1 metro de alto y podrás ubicarlo en tus habitaciones o baño. Puedes transportarlo siempre que cuenten con ruedas, en caso de que no, recomendamos emplear un cesto mediano.

Tipo de habitación

Los modelos de cestos de ropa sucia se adaptarán de diversas maneras a tus habitaciones y a las condiciones que presenten cada una de ellas. Te comentamos las más frecuentes para que sepas qué tipo de material elegir en cada uno de estos casos.

Habitación de adultos. Aquí podrás escoger el diseño que se adapte más a tu decoración, así que las opciones de mimbre y madera (con tapa) suelen ser las más deseadas. Si en la habitación duerme más de 1 persona, asegúrate de que sea lo suficientemente amplia para abarcar toda la ropa sucia hasta el próximo ciclo.

Habitación de niños. Para que los niños comiencen a habituarse a las tareas del hogar, es una buena opción adoptar cestos de tela, para que el transporte sea más sencillo. Estos modelos también tendrán una mayor variedad de diseños que encantarán a tus pequeños. Las cestas de malla también pueden funcionar.

Cuarto de lavado. Este suele ser un espacio húmedo y limitado, por lo que los cestos de malla y plástico funcionarán a la perfección. Emplea la malla cuando desees ahorrar espacio al plegarla, y plástico cuando cuentas con mayor área para movilizarte.

Baño. Al igual que el cuarto de lavado, los baños suelen ser zonas limitadas y húmedas, por lo que es bueno descartar las opciones de tela y madera. Los cestos de malla son los más empleados, pero si deseas una opción más decorativa, puedes optar por plástico o mimbre (siempre que exista una ventilación suficiente).

Que tus niños tengan su propio cesto para ropa sucia es una manera de enseñarles desde pequeños la importancia de la organización. (Foto: choreograph / 123rf)

Funcionalidades extra

No todos los cestos para la ropa sucia tienen los mismos elementos, algunos de ellos incluyen novedades para que tu experiencia y actividad sea mucho más sencilla. Aquí te nombramos las que verás con mayor frecuencia.

Ruedas. Algunos modelos de plástico madera incluyen ruedas en su base inferior para que el trabajo de traslado sea mucho más sencillo y práctico. Elige esta opción con cestos de una altura mayor a medio metro, para que no debas doblarte mucho para moverlo. También cuando no necesites subir o bajar escaleras.

Opción plegable. Los cestos de tela o malla pueden plegarse o doblarse con facilidad mientras no estén en uso, lo que es excelente para ahorrar espacio en tus habitaciones. Luego de reducirlos a su mínima expresión, podrás guardarlo en algún gavetero, dentro del armario o debajo de algún mueble.

Asas para colgar. Las asas son totalmente necesarias cuando vas a cargar algún cesto. Son muy comunes en modelos de mimbre, tela, malla y algunas opciones de plástico. Asegúrate de que el modelo que elijas cuente con unas muy resistentes para que puedas transportar tus cargas sin preocuparte por romperlas.

(Foto de imagen destacada: tanyar30 / 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

REVIEWBOX
REVIEWBOX