Bienvenido a Reviewbox México! La construcción y reparación de objetos, por más ajena que puedas verla, siempre será parte de la vida de todos, en cualquier circunstancia. Por esta razón es importante elegir las herramientas correctas para poder realizar el trabajo adecuadamente. Los clavos son pieza importante en ello.

Un clavo mal utilizado puede generar hasta la falla completa de una puerta, por esta y otras razones es elemental tenerlos en casa, pero más aún, el saber utilizarlos. Al momento de adquirir esta pieza tan pequeña pero significativa, debes comprender que puede representar la verdadera reparación de tu problema.

Al existir tantos tipos de clavos, es normal confundirse, pero a través de este artículo aprenderás todo lo necesario sobre esta herramienta, de manera que al pensar en adquirirlo puedas elegir el clavo perfecto, acorde al trabajo que desees realizar.

Primero lo más importante

  • Los clavos son herramientas o suministros para el trabajo de construcción, los cuales permiten la fijación de una superficie a otra con firmeza, evitando que se separen con facilidad. También resisten el peso, lo que hace que sean útiles para colgar accesorios o decoraciones en las paredes.
  • Los clavos tienen muchas variedades, y existen dos esenciales que debes conocer para evitar comprar incorrectamente: los clavos de concreto, empleados en materiales fuertes y con alto grosor y longitud; y los clavos de madera, que suelen ser más finos y ligeros, para aplicaciones en dicho material o similares.
  • Es importante destacar que, al momento de efectuar tu compra, debes conocer ciertos tipos de puntos comparativos, los cuales te permitan discernir cuál de tantos modelos es el indicado para tu necesidad.

Ranking: Los 4 mejores Clavos

Cuando desconoces realmente un producto que tienes intención de comprar, la mejor forma de saber realmente qué es y cuáles son sus estándares de calidad es a través del mercado. Con el siguiente ranking conocerás los 4 mejores clavos, para que puedas familiarizarte con ellos.

1er Lugar – Clavo para concreto de FIERO

Este modelo de clavo está diseñado especialmente para concreto, por ello son altamente resistentes y poco pesados. Son perfectos para trabajos fuertes, con superficies de alta dureza. No se recomiendan en acabados frágiles, como madera delgada.

Son de calibre 9, con un diámetro de 3.8 milímetros, exceptuando la cabeza, que es plana para facilitar el clavado. Ésta mide 8 milímetros de diámetro. Tienen una punta afilada al final, que ayuda a la perforación del concreto al momento de clavarlo.

2o Lugar – Clavo decorativo para madera de Yosoo

Este clavo tiene un cuerpo fino, y su longitud es reducida. Son muy livianos, perfectos para superficies que podrían considerarse frágiles, como el caso de la madera, ya que no la quiebra al momento de perforar.

Su acabado en bronce lo hace perfecto para combinar con acabados de dicho material. Además, su cabeza tan prominente funciona como un detalle decorativo, a modo de aplicación, que ayuda a personalizar la superficie.

3er Lugar – Clavos para clavadora neumática de Urrea

Los clavos de pistola o clavadora neumática son altamente resistentes, sin riesgo a deformación, ya que son aplicados con mucha fuerza y velocidad. Este set de la marca Urrea contiene 5,000 clavos.

No solamente son resistentes y de un ajuste excelente, sino que son rápidos de aplicar, pues la velocidad con la que la clavadora los aplica hace que se ahorre mucho tiempo, cosa que no pasaría si se aplicaran clavos de este estilo de manera manual. Permiten un acabado pulcro y fuerte.

4o Lugar – Clavos calibre 16 de DEWALT

Un set de clavos muy práctico y versátil. Este modelo de clavo es excelente para superficies no muy gruesas. Suele ser muy útil en el hogar. Son afilados en la punta y con cabecilla pequeña.

Al ser calibre 16 son muy finos, lo cual significa que no pueden perforar superficies muy resistentes, pero sí pueden aplicarse en superficies frágiles sin quebrarlas. Deben clavarse con cuidado ya que pueden doblarse mientras se aplican de manera manual.

Guía de Compra

Luego de divisar a los mejores tipos de clavos, puede que tengas una idea más clara de qué son, que calidad tienen y cuál puede satisfacer mejor tu necesidad. No obstante, es importante que, antes de que pienses en tomar la decisión, conozcas ciertas terminologías asociadas a éste, de manera que estés seguro de qué estás comprando.

El clavo perfecto puede asegurar una buena construcción o reparación. (Foto: Matthew Howard / 123rf.com)

¿Qué son los clavos y qué ventajas tienen?

Un clavo es, en resumidas cuentas, una pieza o herramienta para el trabajo de construcción o reparación, que funciona para fijar o ajustar algo sobre una superficie, así como unir dos superficies en puntos clave para mantenerlas firmes. Es indispensable tanto en trabajos de obra como en el hogar, ya que son muy prácticos y versátiles.

Entre sus ventajas más destacadas está la seguridad de ajuste. Los clavos son herramientas que permiten una fijación muy fuerte de una superficie con otra, así como también tienen alta resistencia al peso, por lo que funcionan para colgar cuadros o decorativos en las paredes, sin necesidad de deteriorarlas o quebrarlas en exceso.

Aunque pueda sonar como la compra perfecta, lo cierto es que los clavos, como cualquier otro producto, tiene ventajas y desventajas, las cuales muestran la realidad de éste. Esto no quiere decir que sea una mala compra, ya que todo producto tienes desventajas. No obstante, es importante conocer todos los aspectos antes de comprar.

Ventajas
  • Tienen alta resistencia
  • Se aplican con rapidez.
  • No son costosos.
Desventajas
  • Pueden ocasionar accidentes al aplicarse
  • Se pueden perder con facilidad debido al tamaño
  • Algunos pueden perforar demasiado la superficie y debilitarla.

Clavos para madera o para concreto – ¿A qué debes prestar atención?

Si bien existe una gran variedad de clavos, hay dos modelos en particular que viene bien diferenciar. Esto se debe a que la confusión entre uno y otro puede perjudicar el trabajo que se esté realizando por completo, ya que ambos son muy diferentes, aunque cumplen la misma función básica.

Clavos para madera: Los clavos para este tipo de superficie pueden variar en grosor de acuerdo a la resistencia de la madera. Sin embargo, no son demasiado gruesos, ya que podría quebrar el material. Se aplican manualmente con un martillo.

Su fabricación es de bajo contenido de carbono, además, son comúnmente galvanizados o vinilizados, esto dependiendo del uso que se le piense dar. Normalmente son lisos. Pueden aplicarse en muebles, maderas, cartones de alto grosor y emplearse en máquinas de clavado automático.

Clavos para concreto: Estos clavos son especiales para trabajos con superficies muy resistentes. Son hechos de acero templado. Pueden ser gruesos en comparación a otros modelos, aunque esto puede variar de acuerdo al uso.

Entre los trabajos principales donde se pueden emplear los clavos de concreto están la colocación de puertas, ventanas y marcos. También fijación en bloques de cemento o ladrillos, e incluso soporte de repisas. Pueden ser aplicados manualmente o de impacto, con una pistola de clavado.

Clavos para madera Clavos para concreto
Usos Mueblería, cartones, madera Marcos, puertas, ventanas, ladrillos y concreto.
Fuerza Mediana – Alta Alta.
Modo de aplicación Manual en su mayoría Manual o automático.
Grosor Grosor mediano Pueden ser muy gruesos dependiendo del uso

¿Hay otros tipos de clavos?

Como debes imaginar, existen gran variedad de tipos de clavos, y si bien puede resultar complejo mencionarlos a todos, hay algunos que son primordiales. Al conocerlos, sabrás sus características y donde puedes aplicarlos, de manera que puedas usarlos en las situaciones correctas.

Clavos corrientes: Este tipo de clavo son perfectos para cualquier tipo de construcción. Funcionan para trabajar en el área de albañilería, al igual que mueblería. Son supremamente versátiles. También vienen galvanizados.

Clavos Trupán: Son muy resistentes, y se emplean en situaciones particulares, como lo son la terminación de habitaciones, y la misma mueblería. Pueden ser un poco más rústicos al tacto que los corrientes. Son largos.

Clavos alisados: Esto entran en uso en el área de concreto, para aplicaciones que requieran de una perforación fuerte y alta resistencia sin miedo a deformaciones. Son perfectos para instalar marcos o puertas, al igual que la fijación de materiales a superficies de concreto o ladrillo.

Grapas: Son extremadamente versátiles. Pueden emplearse para instalar cercos, para mueblería, trabajos de carpintería de alto grosor y la fijación de alambres, son muy prácticas y resistentes.

Escoger el tipo de clavo correcto significa un trabajo seguro y firme. (Foto: Pavlo Burdyak / 123rf.com)

¿Cuánto cuesta un clavo?

Dependiendo del tipo de clavo, el precio puede variar. Sin embargo, es una herramienta que, en medidas generales, no es costosa. Esto se debe al uso tan frecuente que se le da, desde el ámbito laboral, hasta el hogar.

Si se buscan clavos para aplicación manual, dependiendo de la superficie el precio puede variar un poco; no obstante, normalmente se encuentran entre 50 MXN hasta 300 MXN, esto tomando en cuenta que los más altos precios son comúnmente sets de hasta 2,000 y 3,000 unidades de clavos.

En el caso de las aplicaciones automáticas, es decir, utilizando la pistola de clavado, normalmente se compran mirando principalmente el calibre, ya que debe ir acorde a la pistola que poseas. Sin embargo, el precio puede englobarse entre 80 MXN y 400 MXN.

¿Dónde comprar clavos?

Normalmente este producto es muy sencillo de encontrar. Cualquier ferretería los ofrece, y en gran variedad. The Home Depot es una de las tiendas donde podrías obtener no solo variedad en modelos y precios, sino incluso asesoría.

En caso de buscar alternativas en línea, puedes optar por opciones como “TuFerre”, donde encontrarás variedad en su catálogo, además de opciones para envíos gratis por comprar superiores a un precio establecido.

Además de las dos opciones anteriores, siempre podrás recurrir a las opciones en línea por excelencia, las cuales son Amazon México y Mercado Libre México. Podrás consultar no solo el producto y su disponibilidad, sino la opinión de compradores y la puntuación del vendedor, dándote mayor seguridad.

Criterios de compra: factores que te permiten comparar y calificar los distintos modelos de clavos

Como punto final, es importante tener en cuenta ciertos aspectos que funcionan para establecer comparativas, en especial con un producto con tanta variedad como lo son los clavos. Por ello, te mostraremos cuales son los puntos clave a analizar para discernir cuál será el modelo ideal de acuerdo a lo que necesitas.

  • Área de uso
  • Aplicación
  • Longitud
  • Materiales

Área de uso

Como pudiste ver, existen áreas de uso con distintos materiales, como son las de madera y concreto. No obstante, existen otras que son igual de importantes, y que es preferible que conozcas para que sepas determinar exactamente el uso de cada clavo, y puedas elegir correctamente antes de comprar.

Clavos de mueblería y artesanía: Son de un tamaño reducido en comparación con los otros tipos, no son muy gruesos, por lo que son excelentes para aplicaciones y fijaciones en superficies menores que sean de madera o material similar. Son hechos de alambre de acero.

Clavos para fijación de techo: Están hechos de acero galvanizado, y se usan únicamente para la fijación de techos, como la instalación de tejas, por ejemplo. Su longitud depende de la superficie a fijar.

Usar los clavos especiales para fijación de techo es importante para una reparación segura.(Foto: Kolessl / 123rf.com

Aplicación

La manera de aplicar los clavos también determina cuál debes comprar, ya que existen los clavos que se colocan de manera manual, mientras que otros son especiales para pistolas de clavado automáticas. De acuerdo a la forma en la que lo hagas, debes elegir el tipo de clavo.

Manual: Estos son los clavos más comunes, que normalmente encontrarás en cualquier ferretería, ya que para aplicarlos necesitas un martillo y tu propia fuerza. Pueden generar accidentes muy fáciles, desde pisar tu dedo mientras clavas, hasta clavar directamente en la mano. Por ello, es importante tener precaución.

Hay ciertas superficies donde el trabajo manual es más recomendable, ya que requieren de un clavado muy sutil y delicado, debido a la debilidad del material, por ello debes evaluar también la superficie antes de decidir la aplicación.

Automática: Este tipo de aplicación requiere menos esfuerzo, ya que la máquina es quien emplea la fuerza para que el clavo se introduzca a la superficie. Normalmente son clavos muy fuertes, que no se deforman. Este modo también tiene sus riesgos si no se controlan los disparos.

En ambos casos hay cosas buenas y malas, mientras en el manual puede resultar más económico el proceso, en el automático resulta más rápido y menos agotador. Lo que sí es cierto es que ambos tienen nivel de riesgo, por ello puedes tomar medidas de seguridad, como lo es cubrir tus ojos, usar guantes y calzado antideslizante al momento de trabajar.

Longitud

La longitud de un clavo es determinante en ciertos casos para la resistencia al peso, la facilidad de caídas de este, así como el quiebre y la debilitación del material donde se introduce. Por ello, antes de comprar un clavo, debes mirar dónde ira, para que no termines quebrando el material debido al largo de este.

Clavos pequeños. Son los de medidas de 3/4; 7/8 y 1 pulgada, son perfectos en aplicaciones para fijar, en especial si es un material con otro. No quebrarían el material donde son aplicados, aunque allí también influye el grosor. No deberían emplearse para soportar pesos, ya que pueden ceder.

Clavos medianos. Si buscas unas medidas más grandes, como las de 1 ¼; 1 ½; 1 ¾; y 2 pulgadas, pueden que te sean útiles para colgar objetos en paredes y soportar pesos, así como para fijar superficies en otras, en especial si son muy resistentes. Entre estas medidas y las siguientes se encuentran normalmente los clavos de concreto.

Clavos largos. Las longitudes más altas son de 2 ¼ y 2 ½ pulgadas, con ellas puedes trabajar sobre superficies muy resistentes, y te ayudarán a fijar otras con facilidad. Son resistentes a peso, ideales para trabajos con materiales muy fuertes, como el ladrillo o concreto.

Mientras más largo sea el clavo, mejor aplica para superficies resistentes y soporte de peso. (Foto: Julia Sudnitskaya / 123rf.com)

Material

Dependiendo del material del cuál esté fabricado el clavo, puede variar su resistencia. Por ello es importante que conozcas de qué material puedes encontrar clavos en el mercado, y así tomes en consideración este aspecto al momento de realizar el trabajo de construcción.

Acero: Son los más comunes, muy resistentes y con un seguro firme al momento de aplicarlos. No suelen deformarse con facilidad, pero esto depende también del grosor al momento de aplicar la fuerza para fijarlos.

Aluminio: Son más ligeros, no sufren consecuencias por oxido debido a que son hechos de este material. Resisten ante el tiempo, aunque la posibilidad de deformarse es más alta. De igual manera son resistentes, aunque no son realmente adecuados para superficies muy firmes.

Cobre: Este tipo de clavos son ideales para techos. Este material no se oxida y es muy duradero. Al estar en constante contacto con el sol y la lluvia, otros modelos podrían desgastarse, cosa que no pasa con este tipo de clavos.

(Foto de imagen destacada: Pavel Rodimov/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Las artes y la literatura han sido la gran pasión de Valentina, haciendo que entrara en estas disciplinas desde muy joven. Escribir para ella es de las mejores habilidades que ha podido desarrollar, por ello en sus tiempos libres, lee y escribe poesía. Estudia actualmente Diseño Gráfico, para ilustrar las ideas que escribe. En su tiempo libre también sale a entrenar, pasea a su perro y prueba nuevos restaurantes, esto último siendo una de sus actividades favoritas.