Última actualización: 03/03/2020

Nuestro método

13Productos analizados

25Horas invertidas

6Estudios evaluados

78Comentarios recaudados

Bienvenido a ReviewBox! Llevar una dieta balanceada y saludable es algo a lo que muchos aspiran, pero que frecuentemente resulta complicado debido a los pendientes del día a día. Esto, aunado a factores adicionales como el estrés, puede provocar estreñimiento. El día de hoy hablaremos del mejor remedio para esta condición: los laxantes.

Pocas condiciones resultan tan incómodas como el estreñimiento, el cual puede mermar nuestra capacidad de disfrutar de cada día y llevar a cabo hasta las más simples de nuestras tareas. Afortunadamente, los laxantes nos ayudan a sobrellevar esta condición y a recuperar la ligereza en nuestros cuerpos si se utilizan con prudencia.

En esta guía conocerás todo lo que debes saber acerca de los laxantes: qué son, para qué sirven, dónde conseguirlos y más. Toma en cuenta, sin embargo, que el contenido es meramente informativo y no pretende reemplazar la opinión de un profesional de la salud. Si padeces de algún malestar, es muy importante que consultes a tu médico.




Lo más importante

  • Un laxante es una sustancia que facilita y promueve la evacuación intestinal. Existen muchas razones por las que una persona puede sufrir de estreñimiento, y los laxantes son una de las maneras más comunes para lidiar con este problema. La mayoría están disponibles para venta sin receta médica, por lo que es muy fácil acceder a ellos.
  • Existen tres tipos principales: los formadores de bolo (que aumentan el tamaño de las heces, lo cual provoca que puedan ser evacuadas) los osmóticos (que ablandan las heces y facilitan su expulsión) y los estimulantes (que provocan contracciones y movimientos intestinales, los cuales inducen a la evacuación).
  • Los laxantes son variables y no todos serán útiles en todos los casos. Para elegir el más apropiado, es importante considerar la condición que se padece, los factores de riesgo que pueden complicarse con el uso del laxante, la magnitud del malestar experimentado y los posibles efectos secundarios que pueden llegar a presentarse.

Los mejores laxantes: nuestras recomendaciones

Metamucil suplemento de fibra sabor naranja sin azúcar

Metamucil es una de las opciones más confiables y universalmente accesibles para combatir el estreñimiento con eficacia. Este suplemento en polvo está hecho de fibra 100% natural que te ayudará a regular tu actividad intestinal y a facilitar el proceso de evacuación. Viene en un rico sabor naranja que, además, no tiene azúcar.

El contenido del bote rinde para 30 dosis. Además de combatir el estreñimiento gracias a su fibra de psyllium natural, este suplemento de Metamucil puede ayudarte a reducir tus lecturas de colesterol si lo combinas con ejercicio y una dieta baja en lípidos. Preparar el suplemento es fácil y toma sólo unos segundos.

Ciruelax laxante de origen natural

Aprovecha toda la potencia laxante de las ciruelas y olvídate del estreñimiento. Este suplemento viene en forma de comprimidos, los cuales contienen ingredientes de origen 100% natural. Entre ellos destacan el polvo de hojas y el polvo de frutas de ciruela, una fruta conocida por sus poderosas cualidades laxantes.

Ciruelax es una excelente opción para regular y potenciar tu actividad intestinal y sentirte ligero. El frasco contiene 60 comprimidos pensados para auxiliar en el estreñimiento ocasional. Es recomendable consumir un comprimido en la noche para poder experimentar los resultados en la mañana.

Laxante Diocaps

Diocaps es una excelente opción para quienes sufren de estreñimiento derivado de alguna condición que dificulte o imposibilite la evacuación, pues ablanda las heces para facilitar el proceso. Este medicamento es producido por Senosiain, un renombrado laboratorio cuyos productos son seguros y confiables.

El ingrediente activo de Diocaps es docusato sódico a 100 mg. La caja incluye 30 cápsulas que previenen el estreñimiento, regularizan la función intestinal y ablandan las heces. Su vía de administración es oral y se recomienda consumir tres tabletas antes de dormir para experimentar los resultados en la mañana.

Anara tabletas

Anara es un eficaz medicamento producido por los laboratorios Chinoin. El picosulfato sódio es su ingrediente activo, con 5 miligramos. Alivia a mejorar la evacuación y a reducir los síntomas del estreñimiento, ayudándote a recuperar el bienestar rápidamente. Es seguro de usar y rara vez provoca efectos secundarios.

Anara es apto para adultos y niños mayores a 12 años. Para obtener los mejores resultados con Anara, es recomendable consumir 1 o 2 tabletas antes de dormir y repetir cada 24 horas. Este laxante viene en forma de tabletas para administración oral. Puede usarse con seguridad durante el embarazo y la lactancia.

Guía de compra: Lo que necesitas saber sobre los laxantes

Como mencionamos anteriormente, los laxantes pueden ser tu mejor aliado si se utilizan con prudencia. Pero ¿qué debes saber para poder consumirlos de manera responsable? Para responder a tus dudas, en esta sección analizaremos todos los puntos y características más importantes acerca de los laxantes.

Existen muchos laxantes que puedes comprar sin receta en la farmacia (Foto: Dolgachov/123rf.com)

¿Qué es un laxante y qué ventajas tiene?

Un laxante es una sustancia o medicamento que alivia el estreñimiento, regulariza la función intestinal y provoca la defecación. Facilita el proceso de evacuación cuando este se torna difícil debido al estreñimiento, que puede ser provocado por estrés, falta de actividad o bajo consumo de agua o fibra.

La mayoría están disponibles para compra sin receta, por lo que es muy fácil acceder a ellos cuando se padece de estreñimiento. Usualmente rinden efectos de la noche a la mañana. Sin embargo, en la mayoría de los casos son soluciones temporales, por lo que si las molestias persisten, es importante acudir al médico.

Ventajas
  • Alivian el estreñimiento
  • Ayudan a evacuar
  • Relativamente accesibles
  • Universalmente disponibles
Desventajas
  • Son soluciones temporales
  • Pueden provocar dolor
  • Pueden provocar dependencia
  • Pueden provocar deshidratación y otras alteraciones en el cuerpo

Laxantes formadores de bolo, osmóticos y estimulantes- ¿A qué debes prestar atención?

Existen distintas maneras en las que un laxante puede funcionar y, por lo tanto, distintos tipos de laxantes. Todos son eficaces, pero sus variadas maneras de actuar los hacen aptos para situaciones y condiciones específicas. Aunque la lista es extensa, a continuación hablaremos de los cuatro tipos más comunes.

Laxantes formadores de bolo: Estos laxantes ayudan a aumentar el volumen de las heces mediante la absorción de los líquidos intestinales, lo cual las vuelve más pesadas y contribuye a su fácil expulsión. La mayoría de los suplementos de fibra (los laxantes más comunes) son formadores de bolo.

Son la opción más segura para uso a largo plazo y la más gentil con el sistema digestivo. Su efecto es ligeramente más gradual, a diferencia de otros laxantes que actúan rápidamente a costa de la aparición de efectos secundarios o malestar. Por ende, pueden utilizarse de manera prolongada.

Laxantes osmóticos: Llevan el agua ya existente en el cuerpo hacia el colon, provocando que las heces se ablanden y que puedan expulsarse con mayor facilidad. Esta agua es la que se encuentra presente en los tejidos circundantes al colon. Algunos laxantes osmóticos requieren receta médica y otros no.

Aunque los laxantes osmóticos ayudan a aliviar el estreñimiento, el aumento de agua que provocan en el colon puede resultar contraproducente y empeorar los casos de diarrea y deshidratación, por lo que su uso no es recomendable para estas condiciones. Generalmente seguros para uso a largo plazo.

Laxantes estimulantes: Estos laxantes estimulan el sistema intestinal y provocan contracciones y movimientos en él, lo cual induce la expulsión de las heces. A diferencia de otros tipos de laxantes, no alteran la cantidad de líquidos en el colon o los intestinos para facilitar la evacuación. Esto resulta en heces usualmente firmes.

Los laxantes estimulantes son los que más rápido actúan, pero no son recomendables para uso a largo plazo. Si se usan en exceso, pueden dejar de funcionar e incluso pueden dañar las paredes intestinales. También pueden provocar espasmos o dolor intestinal, aunque este efecto secundario es normal.

Formadores de bolo Osmóticos Estimulantes
Recomendables para uso A largo plazo A largo/mediano plazo A corto plazo
Suelen venir en forma de Suplementos Medicamentos Medicamentos
Funcionan al Aumentar el volumen de las heces Ablandando las heces con los líquidos existentes en el cuerpo Provocar contracciones y movimiento en el intestino

¿Qué hay de los laxantes naturales?

Existen muchas personas que prefieren evitar los medicamentos y suplementos producidos con procesos industriales, y que optan por alternativas naturales en la medida de lo posible. Afortunadamente para ellos, existen muchos alimentos naturales que pueden ayudar a reducir considerablemente el estreñimiento.

Aunque la efectividad de los laxantes naturales es menor que la de aquellos en forma de medicamentos o suplementos en casos severos, ciertamente pueden hacer una gran diferencia para casos leves. Algunos de los laxantes naturales más comunes, populares y eficaces son:

  • Ciruela
  • Papaya
  • Linaza
  • Aceite de ricino
  • Semillas de chía
  • Café

¿Qué efectos secundarios provocan?

Como cualquier otra sustancia que interactúe con el cuerpo, los laxantes (tanto naturales como comerciales) suelen provocar efectos secundarios. Estos efectos son temporales y no deben preocuparte. Sin embargo, entendemos que pueden ser molestos. Por lo tanto, es importante considerarlos antes de comenzar a consumir un laxante.

Formadores de bolo: El efecto secundario más común de este tipo de laxante es la hinchazón estomacal. De igual manera, es común la presencia de gases. Aunque son menos comunes, también pueden presentarse dolores o calambres estomacales en algunos casos, aunque estos suelen desparecer rápidamente.

Osmóticos: Al igual que con los formadores de bolo, los laxantes osmóticos pueden provocar hinchazón estomacal, gases y dolores o calambres estomacales. Otro efecto secundario recurrente con estos laxantes es el aumento de sed debido a que utilizan el agua del cuerpo para promover la evacuación. También es bastante común la diarrea.

Estimulantes: Debido a que provocan movimiento y contracciones intestinales, los laxantes estimulantes pueden provocar calambres o dolor abdominal. También es posible que tu orina cambie de color a uno más claro, o incluso que se torne café en algunos casos. De igual manera, pueden provocar eructos y algo de gas.

¿Cuánto cuesta un laxante?

Los laxantes son bastante accesibles, y su costo usualmente oscila entre 100 y 250 MXN. Esto aplica para la mayoría de sus tipos y presentaciones. Los suplementos y aquellos que vienen en presentaciones en polvo para preparar bebidas pueden ser ligeramente más costosos debido a que rinden más, pero no suelen exceder los 350 MXN.

Los laxantes naturales, por su parte, suelen ser bastante más accesibles. Un kilo de ciruelas, por ejemplo, suele rondar los 50 MXN, al igual que el kilo de papaya. El costo de los demás laxantes naturales que mencionamos anteriormente también es similar, por lo que son una buena opción para aliviar el estreñimiento con poco dinero.

¿Dónde comprar un laxante?

Los laxantes están universalmente disponibles, por lo que puedes encontrarla en cualquier farmacia. Las más comunes a lo largo del país son Farmacias del Ahorro, Farmacias San Pablo y Farmacias Guadalajara. Si estás buscando un laxante en forma de medicamento, también puedes encontrar su genérico en farmacias como Farmacias Similares.

También puedes encontrarlos en las secciones de farmacia de la mayoría de los supermercados, tales como Superama, Wal Mart, la Comer, Soriana y Sumesa. Sin embargo, la opción que más te recomendamos es comprar en Amazon.com.mx. Esta tienda online tiene una enorme variedad de laxantes de todo tipo, y comprar en línea es fácil y rápido.

Criterios de compra

¡Nadie quiere sufrir de estreñimiento! Sin embargo, no debemos dejarnos llevar por el malestar y tomar decisiones apresuradas en cuanto a laxantes. Existen varios factores importantes que debemos considerar al comparar distintos tipos y marcas de laxantes. Esto nos ayudará a conseguir resultados óptimos y a sentirnos lo mejor posible.

Condición

Lo primero que debes considerar al comparar laxantes es la condición que está provocándote el estreñimiento. Ignorar este factor y elegir un laxante de manera arbitraria podría rendir resultados insatisfactorios o, peor, contraproducentes. Hay un tipo de laxante ideal para ti. A continuación revisamos las condiciones más comunes:

Estreñimiento crónico: El estreñimiento crónico se presenta cuando constantemente se padece de dificultad para ir al baño. Muchas personas con estreñimiento crónico pueden llegar a tener tan sólo tres evacuaciones por semana. Aun si evacúan constantemente, a las personas con estreñimiento crónico se les dificulta mucho el proceso.

El mejor tipo de laxante para este caso es el formador de bolo. Como mencionamos anteriormente, estos laxantes no suelen provocar malestar y son de efecto gradual, lo cual los vuelve perfectos para el uso prolongado en estreñimiento crónico. Te recomendamos optar por suplementos en polvo, pues rinden bastante y son fáciles de preparar.

Síndrome del Intestino Irritable: Esta condición inhibe el correcto funcionamiento del sistema digestivo y provoca frecuente estreñimiento, dolor estomacal, hinchazón y variación en los hábitos intestinales/de evacuación. Este trastorno no tiene cura, pero sus síntomas pueden aligerarse con la ayuda de algunos laxantes.

Tanto los laxantes formadores de bolo como los osmóticos son aptos para esta condición. Si optas por uno osmótico, recuerda beber mucha agua para evitar deshidratarte o sufrir molestias. Sin embargo, los laxantes estimulantes deben evitarse a toda costa porque pueden alterar la ya irregular actividad intestinal.

Estreñimiento por mala dieta, estrés o falta de actividad: A diferencia de las condiciones que mencionamos antes, todos estos factores pueden prevenirse o remediarse con tan sólo algo de fuerza de voluntad y disposición. Tomar las acciones necesarias para prevenir estas condiciones te ayudará a mejorar tu calidad de vida.

El estreñimiento provocado por estas causas no suele ser grave (siempre y cuando se tomen las acciones para evitar que progrese), y las personas que lo padecen suelen desear un alivio rápido. Para ellas, los laxantes estimulantes son una buena opción. Sin embargo, es muy importante seguir las dosis especificadas y no abusar de ellos.

Factores de riesgo

Muchas personas cuentan con padecimientos o condiciones especiales que pueden provocar efectos no deseados con el uso de laxantes. Los empaques siempre especificarán en qué casos no deben usarse, por lo que es muy importante que leas las contraindicaciones antes de consumir un laxante. Algunos de estos factores son los siguientes:

Embarazo o lactancia: Existen laxantes, como la leche de magnesia y los formadores de bolo, que suelen ser aptos para consumo durante el embarazo. Sin embargo, otros pueden resultar peligrosos, por lo que es muy importante que consultes a tu médico. No es recomendable suministrar laxantes a niños menores de 6 años.

Interacción con otros medicamentos: Si estás consumiendo algún medicamento y te ves en la necesidad de tomar un laxante, es muy difícil determinar si estos conflictúan. Por ende, es indispensable que consultes a tu doctor para evitar que el laxante inhiba o altere (lo cual puede resultar peligroso) el funcionamiento de tus medicamentos.

Otras condiciones médicas: De entre estas destacan la diabetes, la obesidad, la presión sanguínea alta, las enfermedades del corazón y las enfermedades o condiciones gastrointestinales. Como siempre, es muy importante que consultes a tu médico antes de consumir un laxante si cuentas con alguna de estas condiciones.

Magnitud del malestar

Puede ser difícil lidiar con algunos casos de estreñimiento, mientras que algunos otros son pasajeros y no representan un problema demasiado grande. Algunas personas podrían recurrir de manera instintiva y automática a los laxantes si repentinamente se les dificulta ir al baño, pero en algunas ocasiones esto podría resultar excesivo.

Si tu malestar es prolongado o ha estado presente por dos días o más, es una buena idea recurrir a un laxante. Sin embargo, si tu malestar es leve y pasajero, te recomendamos ampliamente probar uno de los laxantes naturales que enlistamos con anterioridad. Además de ser efectivos, pueden resultarte bastante más accesibles.

Tiempo de actuación

Algunos casos de estreñimiento son más urgentes que otros. Hay ocasiones en las que podemos esperar un par de días a que los laxantes produzcan resultado, mientras que en otras ocasiones buscamos resultados más inmediatos. Cada tipo de laxante tiene un tiempo de actuación usual, y a continuación analizamos cada uno:

Tipo de laxante Tiempo de actuación usual
Formador de bolo De 2 a 3 días
Osmótico de 2 a 3 días
Estimulante De 6 a 12 horas

(Fuente de la imagen destacada: Thanthima Limsakul/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

A Angélica le apasionan la moda, la belleza y la salud en general. Es por eso que decidió especializarse en imagen personal y salud. En su tiempo libre suele dedicarse a estudiar más acerca de productos naturistas y ver películas o series.