Te damos la bienvenida a ReviewBox.com.mx! Y queremos celebrar tu visita de la manera más elegante posible, es por ello que estaremos mostrándote las mejores opciones cuando de vino blanco se trata. Esta bebida tradicional te acompañará en cada ocasión de conmemoración.

Quizá te preguntes si realmente vale la pena conocer tanto sobre ellos y si una persona común puede hacer una buena elección. La verdad es que conocer sus bondades no es tan complicado y esto te permitirá seleccionar el mejor vino blanco de acuerdo a tu paladar, tu ocasión y tus invitados.

Además de enumerarte las marcas más atractivas del mercado, te indicaremos paso a paso las variables que debes tomar en cuenta al momento de elegir la bebida perfecta, que no solo se adaptará a tu celebración, sino también a tu bolsillo. ¡Manos a la obra!

Primero lo más importante

El vino blanco es una variación del vino que se caracteriza principalmente por su color, el cual suele variar en tonalidades amarillas. Esta bebida suele protagonizar tanto amplias celebraciones e íntimas reuniones, como cenas comunes para exaltar el sabor de los alimentos.

Aunque el vino tradicional no incluye azúcar o contiene muy poca cantidad, existen diferentes tipos de vino que se adaptarán a cada paladar y a cada ocasión. Ellos son secos, abocados, semisecos, semidulces y dulces.

La gama de vino blanco en el mercado es muy vasta, por lo que resulta importante conocer detalles básicos que nos permitan elegir la mejor opción, como el color y lo que este representa, el dulzor, el proceso de elaboración y el aroma que lo caracteriza.

Ranking: Los 4 mejores vinos blancos

Un buen vino blanco se puede identificar por su aroma, sabor, textura y color. A continuación te mostramos una lista de 4 opciones que podrás encontrar fácilmente y se adaptarán a cada una de tus celebraciones. ¡Salud!

1er Lugar – Vino Blanco El Gordo del Circo 750 ml

Con una curiosa presentación llega este vino de 750 ml, de origen español. Las uvas Verdejo son seleccionadas personalmente en viñedos que suman más de 12 años, y su grado de alcohol se eleva a 13,5 %. Se recomienda servir a una temperatura de 9 °C a 11 °C.

Un aroma intenso con rastros de frutas y notas tropicales caracteriza a este producto de color amarillo verdoso con brillantes reflejos dorados. El olor de hierba recién cortada con piñas, manzanas y peras reluce. Su sabor con acidez integrada es frutal, por lo que puede acompañar pescados, mariscos, aves, quesos frescos, aves, arroz y pastas.

2o Lugar – Vino Blanco Santa Carolina Estrellas Chardonnay 1.5 L

Se podría decir que es una de las opciones más asequibles del mercado, balanceando su precio y su contenido. Esta presentación en particular contiene 1 litro y medio de líquido. Este licor originario de Chile incluye un 13 % de grado de alcohol y se recomienda su ingesta mientras registre 10 °C de temperatura, para apreciar su sabor.

Santa Carolina trae un vino cremoso de color amarillo brillante con toques dorados, con aroma de frutas tropicales maduras, como piña, mango y banana. Su acidez es refrescante y su sabor perdura. Su maridaje se complementa con carnes blancas, mariscos, quesos frescos, salsas y ensaladas.

3er Lugar – Vino Blanco Monte Xanic Chenin Colombard 750 ml

Este vino mexicano está hecho 98% de Chenin Blanc y 2% de French Colombard. 4 copas serán llenadas con esta botella de 750 ml, lo que la convierte en ideal para reuniones íntimas, bien sea al consumirlo solo y junto a la cena, siempre que sea servido frío. Su grado de alcohol alcanza un 13,9 %.

Una tonalidad verde y un color amarillo pajizo representan este vino cristalino. En su aroma destacan frutas frescas con rasgos de anís, nardos y azahar. Se trata de un vino seco con acidez fresca y sabor persistente. Se recomienda su combinación con comidas de origen marino, quesos frescos y ensaladas cítricas.

4o Lugar – Vino Blanco La Redonda Dulce 750 ML

Esta presentación mexicana incluye 750 ml de contenido creado totalmente de Chenin Blanc con 12 % de grado de alcohol. Se recomienda servirlo a una temperatura de 6°C a 7°C para aprovechar al máximo su sabor, al tomarlo solo o junto a la cena.

Este licor dulce se presenta a tu vista de color amarillo pajizo con reflejos alimonados. En su aroma predomina el durazno y la avellana, que aparecen en su sabor ligero y afrutado, abanderado por frescura y una acidez equilibrada. Podrás acompañarlo con sopas y cremas, aves y pescados poco condimentados, pie de limón y salsas dulces.

Guía de Compra

Ya que conoces las opciones más relevantes en existencia, seguramente querrás tener otros detalles en mente al momento de decidir qué vino blanco elegirás. Por ello te contaremos todo sobre ellos, desde los datos más básicos hasta los mínimos detales a tomar en cuenta.

El vino blanco obtiene su color gracias al tipo de uvas empleada y al proceso seleccionado para su fermentación (Foto: Darya Petrenko / 123rf)

¿Qué es el vino blanco y qué ventajas ofrece?

Al igual que otros tipos de vino, el vino blanco suele caracterizarse, principalmente, por sus tonalidades amarillo pajizo, amarillo oro o amarillo verdoso, entre las más comunes. Estas se logran al emplear como base uvas blancas o tintas (solo aquellas que no tengan una pulpa coloreada).

Se podría decir que esta variante es la favorita de los catadores, ya que se requiere de un conocimiento y experiencia mayor para apreciar al máximo sus particularidades. Dependiendo del país, su uso se destinará a reuniones puntuales, grandes celebraciones o acompañamiento en almuerzos y cenas.

Conociendo esto, te dejaremos una lista con las ventajas y desventajas más conocidas sobre este licor. Al igual que todas las bebidas alcohólicas, es importante establecer un uso responsable para que sigan siendo acompañantes en buenos eventos y no causantes de malos momentos.

Gusto del vino blanco Percepción del sabor Duración del sabor
Dulce Con la punta de la lengua Aparece y desaparece fugazmente
Ácido Con los laterales de la lengua Aparece fugazmente y tarda en desaparecer
Salado Con la zona central de la lengua y laterales Aparece de forma tardía y desaparece pronto
Amargo Con la parte posterior de la lengua Aparece de forma tardía y perdura por un tiempo mayor

¿Cuánto cuesta?

El costo del vino dependerá directamente de los años de sus viñedos, la calidad de su sabor y aroma, su país se origen, el tipo de uva utilizada, su presentación y otras variables que pueden influir. Afortunadamente, el mercado ofrece diferentes opciones que se adaptan a cualquier alcance.

Los vinos nacionales pueden rondar entre 120 MXN y 260 MXN en su presentación de 750 ml. Cuando se trata de versiones internacionales, los costos suelen a aumentar poco o considerablemente. Por ejemplo, los vinos españoles podrían acercarse a los 500 MXN y otros de mayor costo, superar la barrera de los ,000 MXN.

¿Dónde comprar?

Si prefieres las compras presenciales y revisar cada opción en la palma de tu mano, podrás dirigirte a bodegones, tiendas departamentales o vinaterías. Entre las opciones más comunes encuentras Bodegas Alianza, La Europea o Walmart, cadenas y tiendas que cuentan con diversos vinos blancos y precios similares o ligeramente menor.

También puedes adquirirlos de forma rápida y sencilla a través de tiendas online como Amazon, Mercado de Vinos o Vino Premier, debido a la diversidad en sus productos y la comodidad que representa comprar desde casa. Además, algunas opciones ofrecen un envío totalmente gratuito puerta a puerta y con garantía de satisfacción.

Criterios de compra: Factores que te permiten comparar y calificar los distintos modelos de vino blanco

Es fácil perderse entre un mundo que parece estar tan lleno de expertos y críticos cuando, especialmente cuando lo único que necesitas es un buen vino blanco que te acompañe en esa fecha tan especial, en una velada romántica o simplemente con tus platos favoritos.

Aunque existen muchos factores a tomar en cuenta al momento de clasificar y determinar el vino ideal para tu ocasión, te nombraremos cuáles son los principales factores a tomar en cuenta al momento de seleccionarlo como todo un profesional:

  • Color
  • Dulzor
  • Elaboración
  • Aroma

Color

El color es un factor determinante para conocer todo el proceso que ha llevado el vino desde la selección de sus uvas hasta que llega a tus manos, razón por la cual su tonalidad resulta tan importante al momento de definirlo y seleccionarlo. Te mostramos algunos ejemplos:

Amarillo verdoso. Son los más comunes cuando se trata de vinos jóvenes. Sus sabores frutales y ligeros lo convierten en ideal al momento de acompañar aperitivos y carnes blancas.

Amarillo pálido. Cuando el vino posee un color ligeramente amarillo, puede significar que se trata de un vino joven, pero cuando su color es casi imperceptible, podemos estar frente a vinos económicos o genéricos. En ambos casos, tienen sabores frutales y ligeros.

Dorados. Suelen presentar dulzor y un grado de envejecimiento, tanto en botellas como en barricas, por lo que son muy solicitados. Pero si su color no es brillante, sino apagado, puede tratarse de un vino oxidado, por lo que es importante detallar la diferencia.

Amarillo intenso. Presentan un fuerte aroma y, usualmente, se trata de vinos jóvenes que fueron macerados junto a los hollejos en el mosto. La intensidad de su amarillo podrá también determinar su carácter, por ejemplo, mientras más intenso sea, posiblemente sus propiedades serán más potentes.

Tendencias rojizas. Algunos vinos blancos son elaborados con uvas tintas, y en ese caso pueden obtener una coloración más rojiza de manera discreta. Es importante no confundir con rosados, ya que estos últimos suelen ser vinos blancos manchados por presencia accidental de vino tinto.

Si se desea un vino para una ocasión informal o fresca, el amarillo verdoso es una opción segura; mientras que aquellos vinos dorados suelen estar presentes en ocasiones más formales y nocturnas, debido a su proceso de envejecimiento.

Dulzor

De acuerdo con esta clasificación, el vino seco es aquel que contiene la menor cantidad de azúcar, es decir, menos de 5 gramos por litro; mientras que el vino más dulce puede contener una cantidad mayor a los 50 gramos de azúcar por litro. Entre estas opciones existen matices medios que se adaptan a cada paladar.

El vino tradicional suele carecer de dulzor, pero las cada vez más diversas variaciones han abierto espacios para aquellos paladares más abiertos a estos tipos de sabores. Se recomienda vinos dulces si desean disfrutarse en solitario, pero si tu intención es acompañar alimentos, el vino seco evitará que alteres o confundas los sabores.

La mayoría de los vinos se elaboran con la intención de ser consumidos fríos. Cada uno recomendará la temperatura ideal. (Foto: Andrés Gómez / Unsplash)

Elaboración

El proceso de fabricación del vino podría ser el elemento más importante de esta lista, ya que depende de esto el producto final que recibirás en tu copa. A continuación te mostramos la clasificación más conocida según su proceso de elaboración.

Jóvenes o del año. Estos no cuentan con un proceso de crianza y es elaborado en el mismo año que la uva es recolectada. Sus características de juventud predominan y su evolución es positiva. Suelen ser vinos aromáticos.

Criados o envejecidos en barrica. El licor pasa algún tiempo dentro de barricas de madera para luego permanecer también dentro de la botella por otro periodo de tiempo. Esto ocasiona que pierdan su juventud y frescura, pero adquieren características particulares en su aroma y sabor, como esencia de madera, por ejemplo.

Fermentados en barrica. Esta variación suele presentar características intermedias entre las mencionadas anteriormente, pero sus aspectos en cuanto a aroma, sabor y textura serán mucho más profundas y notorias.

Generosos de crianza. En este caso hablamos de vinos oxidativos y, solo en algunos casos, procesados bajo una capa de levaduras, lo que hace que su sabor y aroma varíen de manera particular.

Los vinos jóvenes pueden ser empleados como aperitivos antes del plato principal e ideales para quienes no están acostumbrados a ellos. Si prefieres sabores fuertes, aquellos criados suelen contener un sabor marcado por la madera, mientras que los fermentados lo disimulan más. Los generosos combinarán con quesos, frutos secos y jamón.

Aroma

Dependiendo de la uva empleada, podremos obtener vinos blancos neutros o aromáticos. Los nombrados en primer lugar no cuentan con un aroma particular que los defina, aunque pueden contar con cierta esencia originaria de su proceso de fermentación y creación. Selecciónalos si deseas acompañar alimentos de carne blanca, arroz y ensaladas.

Los vinos blancos aromáticos se distinguen por su perfil sensorial característico. En estos casos, esta variedad es ampliamente nombrada en la etiqueta principal para su identificación, entre las que se caracteriza el Chardonnay, el Chenin Blanc, el Moscatel y el Verdejo. Se recomienda acompañar con rodaballo y lenguado.

“Hay más filosofía y sabiduría en una botella de vino que en todos los libros”. – Louis Pasteur.

(Foto de imagen destacada: Free-Photos / Pixabay)

Califica este artículo


31 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5